Seriaciones para preescolar

Seriaciones en preescolar

La enseñanza, introducida a través del juego, ayuda al niño a desarrollarse psíquica, física y socialmente. El juego se desarrolla en el propio contexto del niño y por medio de la seriación se lo va introduciendo en las bases de las matemáticas.

Utilizando el juego como herramienta, a los niños menores de 5 años, se los induce a utilizar toda su creatividad, poniendo así de manifiesto cuáles son sus habilidades.

Así se puede ejercitar el desarrollo de sus capacidades para seriar, ordenar o clasificar, empezando por la clasificación, para establecer la semejanza o la diferencia entre elementos para la formación de conjuntos.

El niño, por medio siempre del juego, puede establecer relaciones comparativas, teniendo siempre una referencia, entre los elementos de un conjunto. Y ordenarlos de acuerdo a sus diferencias, en forma creciente o decreciente, que es la seriación en sí misma.

Por este medio, aprenden a establecer relaciones en forma abstracta, aprendiendo los conceptos de la serie numérica.

Apoyar el desarrollo del pensamiento lógico

Los juegos de armar y desarmar, les desarrollará el pensamiento lógico, pues se interesan en como armar y desarmar en forma correcta.

En el nivel preescolar, los niños tienen dificultades para notar las diferencias entre los objetos entre sí. Pero les sirve explorarlos, organizarlos de acuerdo a su forma, color o tamaño, creando así estímulos solo por poder interactuar con sus elementos.

Al aprender a separar y seriar los elementos, el niño desarrolla su pensamiento, lo que posteriormente le ayudará a comprender el concepto numérico.

Diferentes ejercicios de seriación

También, y en forma de juego, se puede pedir al niño que forme una seriación con sus actividades diarias, como cuando va a la escuela. Se levanta, toma su desayuno, sale para la escuela, entra a la escuela, saluda a la maestra, y comienza a hacer actividades. Si se lo dice de manera desordenada para que dé el orden correcto, es también una forma de aprender a seriar. De esta forma también fijarán un precedente con los ordinales, que va primero, qué segundo y así sucesivamente.

En los actos escolares, es formal que los niños hagan una formación en el patio de la escuela, donde deberán a aprender a formarse por orden de tamaño, desde los más bajos a los más altos. Es éste otro ejercicio de seriación, donde los niños aprenderán cómo ordenarse por tamaño.

La seriación de conjuntos también es importante en la etapa preescolar. Partiendo de conjuntos de dos elementos, ir agregando de a uno para que el niño lo ordene. De esta forma se le permite al niño observar, manipular y estudiar el elemento, para luego colocarlo en su ubicación en la serie requerida.

Para trabajar en forma de juego con diferentes seriaciones, se puede utilizar material que se encuentre en el entorno, o con material estructurado. Cuando se lleva a los niños de visita a una plaza por ejemplo, se puede pedir que clasifiquen las plantas, o el tamaño de los diferentes árboles, usando el entorno. Cuando se les entrega material didáctico, como tablitas de diferente tamaño, para ordenarlas según un criterio dado, se usa material estructurado.

Con cualquiera de estas formas de juego, se facilita el uso posterior de las sucesiones numéricas y la introducción al número ordinal.

A través de la seriación, y la clasificación el niño desarrollará el pensamiento lógico. A través del juego en la etapa preescolar, el niño desarrollará sus potencialidades, y formará estructuras en sus pensamientos.

Al aprender la seriación, el niño disfruta de su aprendizaje a la vez que está en contacto con los elementos de enseñanza. Esos mismos elementos con los que él juega, a la vez le inculcan los primeros conocimientos matemáticos que están escondidos en esos elementos.

Al sentirse complacido por el juego, aumentará su confianza, su autonomía y su participación.

A través del juego, las seriaciones serán más amenas, porque las realiza en forma divertida, utilizando sus habilidades físicas e intelectuales, disfrutando más de sus logros.

Lo importante es ir variando los juegos, porque los niños pequeños se aburren cuando se realizan los mismos juegos en forma repetitiva. Por esto el docente debe variar los elementos, ser creativo y por todos los medios, evitar caer en la monotonía.

El material con que se llevará a cabo el o los juegos, deberá ser vistoso, colorido y bien diferenciado, y adecuado para la edad de los niños que lo utilizarán. No deben representar peligro alguno en su manipulación, ya que los niños jugarán con ellos, y la finalidad es que los exploren para poder ubicarlos en las seriaciones.

También el trabajo en conjunto facilita el aprendizaje en algunos niños, que por vergüenza o timidez no participan en algunas actividades. Trabajando en grupo, juntos descubren las diferencias o semejanzas de los objetos de estudio, a medida que dan sus opiniones y aprenden también a establecer relaciones entre sí.

Es importante que el docente sepa transmitir que lo aprendido en clase por medio del juego, pueden después utilizarlo fuera de la escuela. Aprendiendo seriación por ejemplo, con elementos cotidianos, el niño cuando vea ese objeto recordará lo aprendido, y le encontrará sentido y significado.

El aprendizaje de la seriación brinda otros conocimientos paralelos

Al desarrollar la seriación, el niño también aprenderá los colores y el concepto de número. Muchos niños en edad preescolar no conocen los nombres de los colores, pero si saben compararlos entre sí. De modo que si la maestra repartiera potes de gelatina de diferentes colores, y les pide que se junten por pares del mismo color, estarán aprendiendo también seriación.

Otra opción posible, es visitar los comercios del barrio con los niños, donde por ejemplo en una frutería aprendan que fruta es más grande que otra, o cuáles son del mismo color. Durante estas visitas, se debe aprovechar el entorno, donde un camión es más grande que un auto, y una motocicleta es más pequeña.

A algunos niños se les hace más fácil aprender con el entorno, ya sea por lo cotidiano, o por otros factores, y debe aprovecharse cada oportunidad que se presente, porque no siempre se puede salir de la escuela y jugar al aire libre.

Cabe destacar que no todos los niños aprenden de la misma manera, por lo que es necesario evaluarlos. Aunque se trata de aprender jugando, al momento de realizar una seriación, algunos niños pueden presentar dificultades que el docente deberá resolver como superarlas.